PRRAS!!! Una carta para algunas de mis hermanas

201610141045280

 Yu Hong. Rising Wind and Scudding Clouds, 2015

Hace un par de semanas salió una convocatoria, PRRAS!!, que suena como cuando se rompe el cristal que impide llegar más alto. EN ella se pedía una carta de una artista mexicana a otra.  Y como creo indispensable en estos tiempos revolucionarios reconocer a nuestras pares, nuestras hermanas, las demás mujeres y, en este caso, artistas que comparten el espinoso territorio del mundo del arete mexicano, y además hacerlo público, me lancé a ello. Pero claro, no pude reconocer mi admiración y cariño por solo una, así que rompí la regla y aquí está el resultado:

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

 Me arranco unos minutos y pongo a un lado los textos por terminar porque se acerca la fecha límite para escribir una carta que es a la vez un reconocimiento a una compañera artista. Tengo el tiempo ahora, pero por mi cabeza surgen nombres y no puedo decidirme por ninguna en especial. He estado en contacto con varias de ellas desde que estoy en la ciudad y a todas las admiro y a muchas las quiero. ¿A quién elegir por sobre las demás? ¿Y, por qué he de hacerlo?

Pues creo que romperé la regla y utilizaré esta cuartilla para decirle a Berta Kolteniuk que admiro su fuerza y claridad. Su implacable análisis y su generoso ser junto con la valentía que implica abrirse paso en esta jungla. Su obra pictórica es todo un reto al que ha ido enfrentando con conciencia y sus logros son cada vez más patentes. Con ella inicia toda una nueva manera de tratar la pintura y eso es algo que no cualquiera ha hecho a estas alturas de la historia del arte. Y también quiero decirle a Jeannette Betancourt que admiro intensamente su estamina y claridad de miras. Sabe lo que quiere y no para un instante hasta conseguirlo. La elección de su tema de trabajo habla también de su compromiso con la vida y sus maneras de abordarlo producen obras profundas, bellas finas y elegantes, como es ella. Es divertida y siempre generosa. También entre las que más admiro está nuestra famosa Mónica Mayer, cuya sencillez conceptual tiene la facultad de penetrar y provocar respuestas inmediatas que pueden cambiar la forma de ver y enfrentar la vida en muchas mujeres. Es también impresionante su múltiple hacer, su suave voz y buen humor. Y por supuesto a Maris Bustamante, madre del arte no objetual, guerrera, sabia. Y sigo con Yolanda Andrade, mi maestra de fotografía, que lo es no solo porque tomé un cursito con ella sino porque a través de sus fotos me enseña a ver más allá. Su uso del color me fascina, así como lo cotidiano de sus imágenes que transforma mágicamente. Y qué puedo decir de Lorena Wolffer, con esa aura de misterio, sensualidad y agudeza intelectual. La bella Lorena ha hecho de su obra una herramienta de denuncia y de contención, de sanación y abrazo y también construye a través de esa participación colectiva. Cosa que comparte con Mónica y mi propio trabajo. Una artista joven que me encanta es Olga Guerra, buenísima dibujante, guerrera cuya obra también se alinea en la lucha feminista contra la violencia. Se involucra con la comunidad ya sea en su natal Cd. Juárez como en Montevideo donde ahora vive.

Un respiro en la página para hablar de Laura Anderson Barbata, a quien admiro tanto también. Su capacidad de trabajo, de inventiva, de gestión, su juego con los materiales, los ritos y la magia que provocan sus esculturas habitables, que te transforman al usarlas y te dan poder. Me encantan y provocan. Quisiera vivir en una por un tiempo. Admiro también a Nayeli Nesme, quien tiene una voz bellísima y se ha atrevido a vivir fuera del mainstream, con su música honesta y hermosa. Queda poco espacio y hay muchas artistas que quiero y admiro. Escritoras como Cynthia Pech, que se lanzó a hacer esa investigación sobre Videoartistas mexicanas, un campo escaso según he comprobado, y cuya poesía y trabajo académico son de primera. O la intensa y brillante Francesca Gargallo, de una mente poderosísima y una capacidad que no deja nada sin tocar con su estilete. Debo terminar y lo hago con Araceli Zúñiga, o con Magali Lara, o con Rosa Borrás, o con Perla Krauze, o con Erika Rascón, o con Carla Rippey, o con Dulce Pinzón, o con Mónica Dower, o con Gloria Carrasco, o con….
(P.D. ¿Dije que todas eran súper generosas?)
Elizabeth Ross

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: