High//Low, muestra itinerante de video

lima2

Dentro del 20° Festival de Cine de Lima, Angie Bonino curó una muestra de vídeoarte y vídeo experimental en la que incluyó mi Insomnio.

Esta muestra incluye obra de l@s peruan@s Katherinne Fiedler, Patricia Bueno, Josy Odet, Diego Lama, Paul Arbildo y Susana Perrottet, los españoles Albert Merino y Félix Fernández y de México Juan De La Parra y yo, Elizabeth Ross.

La muestra se presentó en el MAC – LIMA Museo de Arte Contemporáneo, que incluyó una conferencia con Mihaela Radulescu, Jose-Carlos Mariátegui, John Campos Gómez y Angie Bonino. Posteriormente se presentó en el MALI Museo de Arte de Lima, el CCPUCP Centro Cultural de la Pontificia Universidad Católica y el Laboratorio Creativo (Ex Cinematógrafo de Barranco) .

A continuación, la presentación que hace de la muestra su curadora, y el porqué elige obras tanto en alta como en baja tecnología.

“HIGH // LOW” Cuando la TECHnica nos quiere decir algo
Por: Angie Bonino

Han habido momentos claves en la historia de la imagen en movimiento ligados a la técnica. La primera, la presentación del cinematógrafo de los hermanos Lumière en 1895, que marcó el inicio del cine. Así también la aparición de la primera cámara de vídeo de uso doméstico, la Portapack de SONY en 1965, que permitió a los artistas de la época producir lo que vendría a conocerse como vídeoarte. Debemos mencionar también la importancia del microchip, inventado en 1952 por el ingeniero Geoffrey Dummer, que a través de múltiples versiones, dio por cumplido el vaticinio de la ley de Moore, duplicando cada 18 meses los transistores del circuito integrado, estos aplicados a las cámaras digitales, nos han llevado a las actuales cámaras de “última generación”, que permiten remplazar diversos procesos en la producción cinematográfica y videográfica en esta carrera de actualización tecnológica, cada vez mas vertiginosa.
Las herramientas y medios nos dicen muchas cosas con respecto a la sociedad, mentalidad, economía y política imperante en una época. La tecnología del momento asociada a un contenido implícitamente desde su carácter, hasta su forma de producción, difusión y conservación, va llevando consigo aspectos positivos y negativos que se aprecian en las producciones y ámbitos de la creación.
La diversidad de opciones que se obtienen con el uso de dispositivos actuales, ha determinado que muchos videastas participen activamente en la carrera, para evitar la implacable obsolescencia tecnológica en sus piezas, pero lejos del ámbito netamente comercial, lo que nos interesa en esta mirada, es el vídeoarte y el vídeo experimental, que generalmente no son los mas representativos en la industria y mercado global, pues son géneros que de una u otra manera aún pueden considerarse independientes salvo contadas excepciones.
En este contexto artístico – experimental tenemos artistas que trabajan con la denominada alta y baja tecnología (High tech y Low tech). En el uso de alta tecnología tal como se encuentran usos sumamente atinados, también se dan casos que aplican el esteticismo, y hasta el manierismo como fórmula, usando la fotografía cinematográfica como pretexto sin sustancia. También se pueden ver piezas con excesos de filtros y retoques incluidos, con ejemplos ya incontables de empleo superficial de recursos, que no tienen asociación alguna con una temática, concepto, análisis o reflexión. Es entonces cuando resulta tarea sencilla detectar la gratuidad del uso de la alta tecnología. Es por esto que no todo lo que se produce llega a tener resultados relevantes, y es que la estética asociada a la tecnología del medio aunque sea importante no debe ser la única razón de una obra.
En este panorama el uso de “baja tecnología” muchas veces ha sido usado como una posición de resistencia por los vídeo creadores, frente a una relación insana de enajenación y esclavitud económico -mediática. Aunque algunos trabajan con equipos fuera de circulación en el mercado, resulta curioso que muchos de ellos trabajan con cámaras Hd, que por ser de años anteriores, ya no pertenecen a la gama de equipos de última generación, entrando en la categoría de “baja tecnología”, aún sin llegar a ser equipos analógicos o “desfasados” de compatibilidad. Y este enfoque se ha venido normalizando en los escenarios de producción.
Hemos sido incluidos sin invitación en un paradigma de sociedad que sigue la tecnología como la panacea y solución del desarrollo humano, es por esta razón que lejos de darle la espalda es momento de pensarla, analizarla y ¿por qué no? también cuestionarla. Así esta muestra nos acerca a las posibilidades del uso coherente de la “baja” y “alta” tecnología, conocida como high tech y low tech en la producción del vídeoarte y vídeo experimental, con respecto a la temática del audiovisual y sus sendas discursivas. Así como de las consecuencias de la falta de observación de estos aspectos, con obras cuyos procesos contienen diversas relaciones sistémicas de pensamiento a partir del uso plenamente consciente del audiovisual y sus herramientas.

(Imagen del vídeo “Horizonte Paralelo” de Katherinne Fiedler)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: