Con Eugenia Chellet

Formalmente me encuentro ya en proceso de edición de todo el material para Transvase Territorial recopilado a lo largo de los dos años anteriores. Y es que, pensaba, si no lo hago así, este proyecto será interminable.  Porque es verdad que tiene mucha tela, y que puede abrirse como jardín borgiano y sus senderos. Hablar de los territorios que transitamos las mujeres es hablar de una inmensidad de posibilidades, por lo que había que acotar, dado los tiempos en que debe desarrollarse el proyecto como por no perderme en esos laberintos. Y aunque se que nunca se acaba, que puede continuarse y metamorfosearse de diversas formas, hay que ir cerrando al menos esta primera parte.

Y si, estaba yo ya muy metida en la edición de las casi 20 entrevistas cuando me llamó cada vez más la atención ciertas cosas que Eugenia Chellet, publicaba en su muro feisbuquiano, que bordeaba y bordaba ese devenir temporal y físico que he englobado en “Atadura de Años”, que puedo imaginar como el poder tenerlos en las manos, hacer un hatillo y construir, o destruir lo que sea necesario. No me contuve y la llamé. Ella es mi última entrevistada.

eugenia-chellet-sm

Así que llegar a su casa que es muchas casas fue todo un gozo. Siempre agradezco muchísimo el poder atisbar un poco en la vida de las mujeres guerreras, el sentir su fuerza a través de sus palabras, sus relatos.

Performer, artista plástica y visual, la Chellet, o Maru como la conoce su gente cercana, ha desarrollado una trayectoria imparable que versa sobre los arquetipos, prototipos y estereotipos de la mujer, tanto en la historia del arte como en la cotidianeidad. Y por supuesto que si de “typos” se trata, nadie mejor que una para encarnarlos, así que ella misma ha sido su materia prima y su herramienta.

Chellet ha transitado por largos caminos de aprendizaje y acción, se ha visto ante múltiples espejos y reconocido en todos. Bonita hasta la muerte, habló conmigo de su trasiego por el mundo y de sus miedos. que son, al final, también los de todas.

b-davies

La casa de Betty Davies, su “madre adoptiva”.

 

Transvase Territorial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: