de vuelta en Madrid con Pilar Fanjul

El tiempo corre y va siendo hora de volver.  Es una sensación muy contradictoria. Quiero y no quiero. Se que el volver significa caer en la violenta realidad que se vive en el país.  A la vez se que es necesario estar ahí. Es muy cómodo vivir agasajada por la seguridad y la no violencia. La paz supone algo ajeno, pero deseable. Mi estancia en Andalucía fue maravillosa. En Alemania también, Y ahora, en Madrid, lo único que tengo que hacer es disfrutar cada momento y cargarme de buena energía. Más. La voy a necesitar.

Y entonces es caminar por Paseo Delicias una vez más, y hace menos frío del que hacía cuando me fui en octubre hacia el largo verano andalú. Aquí los desechos son públicos y puestos a la mano de quien no los considere así y les sean útiles. El arte se recicla, se levanta, se nubla. La gente camina aprisa pero se detiene a tomarse una caña y un pincho, a hacer creer que la vida es tranquila y que la corrupción de un país es cohecho y sobornos, uso de fondos públicos y tarjetas negras…solamente.

Pero la niebla que quiere obnubilar mis días se disipa con la compañía de mi compi Luisana y su generosa amistad. Con vino y patatas, croquetas y otra cañita. Con la obra de Yolanda y el amanecer del otro lado de mi ventana. Con los bares llenos de voces, calor humano, alegría.

Con una caminata, la última de este viaje, por Lavapiés y una comida en la Plaza Tirso de Molina, desde donde se ve el edificio en que vive Sabina, el Flaco que ya no lo es.

Y también me di el tiempo de visitar a Pilar Fanjul mi compi en la Huber Platform. Una experiencia interesante e intensa para ambas. Ella es pintora, y era su primera residencia. La primera vez que trabajaba fuera de su estudio que, válgame, es un lujazo. Con esta vista:

No es, entonces, nada extraño que le guste pintar paisajes, tanto urbanos como naturales. El gozar de esos cielos, de esa historia arquitectónica en plena Gran Vía, la mantiene en equilibrio con la búsqueda de los espacios abiertos como mares, bosques, lagos… Una búsqueda que se amplía después de Estepona, que supone un misterio a resolver, pero que, lo se, encontrará su qué y su porqué.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: