nosotras nos quedamos

 

Cucuchucho es una comunidad pequeña a la orilla del Lago de Pátzcuaro, perteneciente al municipio de Tzintzuntzan y con unos 1180 habitantes. Su nombre viene de Cucuecho, una piedra de forma redonda con una parte cóncava. Aunque es una población indígena, ya casi nadie habla la lengua y el traje tradicional de uso cotidiano se reduce al rebozo y el delantal profusamente bordado, utilizando el traje completo únicamente en las fiestas. Sus habitantes se dedican al campo, al bordado y a la artesanía de chuzpata. Muchos de sus hombres viajan a Estados Unidos contratados o ilegales, lo que implica que las mujeres se quedan a la cabeza de la familia la mayor parte del año.

Cuatro de estas mujeres, Lucía, Florinda, Guadalupe y Josefina, accedieron a trabajar conmigo hace ya unos años, en el 2009, en este hurgar dentro de los sentimientos que ocasiona ese abandono temporal, que va de 8 meses anuales a 5 años consecutivos, y en el que son –aparentemente- dueñas de sí mismas. ¿Qué sensaciones se despiertan al estar solas? ¿Al tomar las decisiones cotidianas? ¿Al no compartir la cama? ¿Qué tanto la ausencia es presencia? Y esa libertad, ¿hasta dónde llega? ¿Cómo y qué tanto cambia su vida cuando él regresa? Y ¿las de sus hijos e hijas?

Durante dos meses y dos veces por semana tallereamos abriendo las posibilidades de aceptar y externar las propias circunstancias y su relación emocional con ellas a partir de su historia personal, enmarcada dentro de este fenómeno que paulatinamente cambió la fisonomía de la población femenina michoacana.

Nosotras nos quedamos incluye a Herminia Domingo, amiga y vecina de todas las participantes y quien nos prestó su casa para los encuentros. Ella habla del fenómeno desde su punto de vista de estudiosa del desarrollo comunitario y sirve de glosa de los comentarios de Lucía, Florinda, Guadalupe y Josefina a sencillas preguntas tales como ¿cómo es tu vida cuándo él no está?

Como ya comenté, el video se grabó en el 2009 y formó parte de Nómada, las mujeres se mueven, que es el inicio formal del trabajo sobre migración que estoy realizando, ahora con el título de Transvase Territorial, y que engloba otro tipo de migraciones. Lo he reeditado un poco y lo incluyo porque creo que es importante visibilizar también a las que se quedan, y aunque la situación ha cambiado en estos años en Michoacán a raíz del narco, lo que cuenta Herminia es indicativo de algunas de las razones de la transformación social que se vive ahora en ese estado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: