en Real del Monte

Creo que no hay que quitar el dedo del renglón. Diseñamos a cada instante y con cada acto nuestra sociedad.  Y más si estamos en un Instituto de Arte en medio de un pueblo pequeño, como lo es Real del Monte que, a pesar de su cercanía con la capital del estado, Pachuca, y la del país, viven en su entorno alejados del mundanal ruido, pareciera que en otro tiempo y con fuertes tradiciones. Aunque no lo sepamos influimos en esa sociedad, y si no nos damos cuenta, esa influencia es contradictoria, por decir lo menos.   Es cierto que se beneficia el pueblo económicamente por la población estudiantil que llega en su mayoría de ciudades cercanas, y de la planta académica que habita en el pueblo,  pero este pueblo no deja de sentir que tanto estudiantes como algunos profesores son extraños, raros… vaya, frikis!

¿Cómo se relacionan entre si? ¿Hay relación? ¿No sería una gran oportunidad de establecerla y trabajar en conjunto de alguna manera? Estas son algunas de las interrogantes que espero haber dejado sembradas en quienes asistieron a la conferencia El Arte como Diseñador Social que, como parte de mi retribución social, impartí en este Instituto de Artes de la Universidad Autónoma de Hidalgo en días pasados.

Contando con las fotos facilitadas por la gente del Instituto, que me dan pie para contar un poco de lo que sucedió, en la conferencia se hizo un recorrido por algunos de los proyectos que considero son importantes como diseñadores sociales y hago hincapié especialmente en proyectos y obras en proceso de raíz feminista.  Esto es porque considero que las artistas que hacen obra basadas en su feminismo son de alguna manera las que conscientemente trabajan con una finalidad de provocar cambios sociales. Esto no quiere decir que otro tipo de obra no lo haga. Todo, absolutamente todo, diseña.

Aproveché también para hablar un poco de Transvase Territorial, la causa directa de que pueda yo dar este tipo de retribución específica. Aunque siempre procuro devolver a la gente lo que tomo de ella.

De la migración, al exilio, a los cambios producidos por el paso del tiempo… de la visibilidad o inexistencia de esta. De eso va TT. Pero esa es otra historia.   Por lo pronto, fue un gustazo estar en Real del Monte aunque fuese solo por unas horas. Conocer a la gente, convivir con ella, reencontrar gente conocida, comer pastes y enchiladas mineras…. y reforzar mi creencia en que no hay que dejar de señalar la importancia de la conciencia social dentro de la práctica artística, y mucho más si es a estudiantes de arte.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: