en el ombligo de la luna….

Vista del Eje central, antes Av. Niño Perdido y San Juan de Letrán. Al fondo la Torre Latinoamericana y la marquesina del cine Teresa

Hace poco más de una semana que estoy en la Ciudad de México, el ombligo de la luna de los aztecas, el Distrito Federal capital de la República Mexicana, el DF o Defectuoso pa los cuates. Es considerada la ciudad más grande del mundo (después de Tokio), porque si contamos los habitantes de las zonas conurbadas, los casi 9 millones de la zona estrictamente capitalina se multiplican hasta llegar a más de 23 millones.  Muchos.

He vuelto después de ya no recuerdo cuántos años, porque aquí nací mas mi trashumante vida me llevó lejos desde muy joven. Siempre vuelvo por un rato, pero el movimiento ha sido mi patrón de vida.  Mas esta vez este “rato” no tiene un límite de tiempo. He decidido hacer base en esta inmensidad de ciudad, tan viva, tan potente, tan rica, tan poblada, para desde aquí ir y venir, ir y venir. Base, además y por lo tanto, para trabajar en Transvase territorial.

IMG_1542

Después de 4 años de estar fuera del país y muchos más de estar viviendo en otras ciudades, el volver a vivir al DF no es cosa sencilla. El cambio de realidades ha estado rudo. Desde la altura (la ciudad está a 2240 metros sobre el nivel del mar), a la contaminación atmosférica, la cantidad de gente en el metro (oh! cercanías!), las banquetas (aceras) rotas y otros etcéteras, todo es diferente, Todo. Como la amabilidad de la gente por la calle o en las oficinas, la comida callejera y los hasta 4 vendedores por vagón en el metro, el humor negro y el albur.

Desde 1997 en que se pudo elegir al gobernante de la ciudad, ésta ha sido gobernada por la izquierda, lo que la convierte en una de las más avanzadas, ya que, por ejemplo, desde 2007 es legal la unión de personas del mismo sexo, el aborto no está penalizado  y pasó de ser una de las ciudades más peligrosas a una de las más seguras, considerando la situación general de violencia del país. Difícil de manejar esta ciudad, mas mucho se ha hecho y se le llama la ciudad de la Esperanza.  Si tienen curiosidad, pueden ver su wiki aquí.

IMG_1541

y es aquí donde está mi esperanza también. Cerca de mis hijos, mi gente.  Y aunque me sigo considerando outsider (vaya, eso no se me va a quitar nunca), ya que al final no pertenezco a ningún sitio y se que me seguiré moviendo de un lado a otro, re-conozco esta ciudad de cabo a rabo, re-establezco redes, reconstruyo mi memoria (la primera foto remite a una avenida que recorrí durante varios años dos veces al día), y estoy segura que también me re-estructuro celularmente,

Seguiré informando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: