celebrando a Raúl Renán

Conocí a Raúl Renán hace muchos años cuando yo era otra y vivía en Valle de Bravo. Nos volvimos a ver en Morelia cuando estaba mi Ciudad Profunda en el Museo de Arte Contemporáneo. Sería entonces la segunda parte de 1993.

Esa instalación, de 136 esculturas cerámicas, provocó entre otras muchas cosas, que a la gente le diera por escribir.
Mucho de onírico tenía, reminiscencias de infancias añoradas, las que habitaban en las construcciones de esa ciudad. Y sin pedirlo, gente como Beatriz Espejo (La casa de Sara Rosas), Hermann Bellinghausen (Hay ciudades que se sueñan…), el sinaloense Nino Gallegos y muchos otros escribieron cuentos poemas, críticas y crónicas, entre ellos Raúl Renán. Justo era, porque mi Ciudad Profunda (con evidente homenaje a Guillermo Bonfil Batalla). mucho tenía de literaria, y de Calvino a Tolkien, de Cortázar a Borges, al perderse en sus vericuetos se podía soñar y leer.

La relación con casi tod@s ell@s continuó, y en el caso de Raúl, lo hice cómplice de Vientos de Cambio. Colaboró a lo largo de los 60 números que surgieron semanalmente con varios y diversos artículos y poemas. Después hubieron varios años de silencio y ahora lo he vuelto a encontrar en una recepción del SNCA. Así como lo ven en esta foto.

Bellas Artes le rinde homenaje al escritor, yo le rindo un homenaje al amigo (que es escritor y más).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: