Petra Buchegger

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Abro el facebook y me entero que Petra murió, supongo que ayer, en Austria. Enfrentó durante años un cáncer que, aparentemente, había vencido. me dio mucha tristeza. Recuerdo cuando me mostró su pecho después de las radiaciones: la piel quemada, las líneas marcadas con plumón. Estábamos en su casa de Baden. Era invierno pero salió el sol. Decía que pensaba sería imposible ir a México por lo mal que se había sentido,  pero que ese viaje le cambió la vida.

A Petra la conocí por medio de Elena Panayotova, quien me recomendó a Claudia-María Luenig y ella a la vez mencionó a Petra. Elena fue invitada al primer Encuentro internacional de artistas independientes identidades, en el 2004. Mi primer intento por hacer que sucedieran cosas que abrieran al arte contemporáneo internacional a Morelia. Claudia y Petra llegaron  en el 2005 como parte del contingente más grande de artistas que hicieron de identidades, un evento muy importante. El agua y la identidad eran el tema. Teníamos artistas que enviaron sus obras también, como Marthazul, Iwan Bala o el bardo Twn Morys, y en una ciudad que sufría problemas de agua (¿cuál no?) e inundaciones (de aguas negras), trabajaron sobre el agua galeses, gallego, haitiano, afroamericana, catalana y artistas de Morelia. Gales era el país invitado.

Cada quién hizo un estupendo trabajo, siempre en la calle, con la gente. Pero Petra tenía un ángel especial. Y una disposición única. Ella traía un proyecto que hermanaba su ciudad, Baden, con Morelia no solo a nivel arquitectónico, como con los acueductos, sino que a través de una chica mexicana que vive allá y le posó para unas imágenes/tarjetas utilizando uno de sus icónicos delantales austriacos, que son iguales a muchos otros que utilizan las mujeres en todas partes del mundo y que ella siempre utilizó como elemento primordial de su propuesta artística. feminista, guerrillera. Estas imágenes las reprodujo en 5 sitios distintos de la ciudad. Llegaba al sitio, conseguía una escalera y se ponía a pintar por varias horas, por supuesto sin hablar español. La gente de los barrios la cuidó, llevándole sombreros, agua, algún bocado. la respetaron y la quisieron como, estoy segura, a ningún otro u otra de la gran banda que éramos. Pasaron muchas cosas esa vez, entre ellas que conociera a quien sería el amor que le cambiaría la vida, el artista gallego Carlos Rial.

Otra de las cosas fue que, sin saberlo, por haberla invitado a México me había ganado el derecho a una beca de dos meses en Austria, donde la volví a ver y compartimos muchos momentos muy ricos. Ella fue quien grabó mis dos axiones que se convirtieron en mis primeros videos, en plena nieve. Después entre el bosque llegamos a un oasis tibio donde tomamos mi primer Glühwine. Presentamos el proyecto en Baden y en Viena, en mi inauguración en Krems. Luego me contó que dejaría a su hasta entonces novio, con el que vivió muchos años, para iniciar una nueva etapa con Carlos. Pero esa es otra historia y a mi no me toca contarla.

Su trabajo siempre estuvo apuntando sobre problemáticas que afectan a las mujeres, principalmente a las trabajadoras del campo, como su delantal expresaba. Las cosas cotidianas, invisibles, lo maternal y la fuerza de las mujeres era lo que la llamaba. Se hermanó mucho con las tierras gallegas y sus mulleres, que utilizaban las mismas “batas” para trabajar. Hizo un video, arrió vacas con ellas, y estoy segura que disfrutó a tope su vida.

Pérdida para quienes la aman, para el mundo del arte, para el mundo mundial. Adiós querida Petra. Ya nos veremos por allá.

petraa expo

Su última exposición “Una estética de la existencia”, en Viena el pasado mayo 2017

Anuncios

el segundo festival de videoarte…de ellas, las chinas.

Felipe Ehrenberg

Felipe Ehrenberg, Jelipe, tuvo un infarto masivo el 15 de mayo pasado. Maestro que fue de tanta gente, no fue el cáncer el que se lo llevó sino el cansancio de su corazón. El mundo del arte, y no solo en México, lamenta su partida y evoca los momentos junto a él. Yo hago lo mismo ahora. Aquí en mi blog, más íntimo por permitir a los recuerdos fluir más largamente, sin hablar de su obra, que eso se hará en muchos otros medios, sino de una relación humana marcada por tiempo y espacio, despacio, veloz.

Felipe estuvo ahí desde el comienzo real de mi carrera: mi primera individual en un museo, el MACAZ moreliano allá en 1993,  siendo parte del comité de selección  que aprobó  Ciudad Profunda por unanimidad. Poco después me invitaron a participar en su taller El arte del vivir del arte (donde también conoció a Fernando Llanos, quien sería su gran cuate a lo largo de los años).

A partir de entonces la relación con Felipe continuó y un año después se integraba, junto con su Lourdes, La Cocinera Atrevida, a la planta de colaboradores de Vientos de Cambio. Y no solo escribieron varios artículos, él totalmente inéditos, sino que llegó con Lourdes a Morelia (a la cuál siempre le gustó volver), para presentar  a Vientos en sociedad, cuando cumplió sus 15 números en el ahora legendario León de Mecenas, y la primera presentación de Vientos, el libro, se hizo en su Cúpula Clandestina. Los visitaba mucho en su casita de Portales y ahí los dejé de ver. Poco después partieron a Brasil y la distancia ablandó los lazos.

No es secreto que Felipe fue un hombre atractivo, generoso, con humor, poderoso y gran patriarca. Y esto último producía conflictos, por decir algo. Polémico, dicen, controvertido, dueño de la neta, enojón. Características que no opacan su calidad de artista, de importante artista, pero que alejó a gente de su lado.  Reconozco a Felipe como uno de los artistas que influenció mi entrada al mundo del arte más allá de mi pueblito. De él aprendí que todo lo que hiciera en público (como esto) es obra de arte… debe serlo. Felipe también me vio como lo que soy: “con claridad de metas, necia, fiel a mi vocación, versátil” y lo que es más importante, “con un fuerte sentido de responsabilidad  para su entorno social”. Enunciados que formaron parte de una carta de recomendación para que pudiera irme a Banff.

Mientras duró nuestra cercanía lo quise bastante y creo que él también me quiso.  Siempre respetado y admirado. Alguna vez escribí otro texto en el que reitero alguna de la información que cuento aquí, que redondea la historia y que, a raíz de haberlo publicado, permitió que nos reconciliaríamos a pesar de que él seguía en Brasil. Porque sí, sí hubo distanciamiento.

Y es cuando vuelven a México y Felipe presenta el Corno Emplumado en el centro cultural Tlatelolco, que los encuentro de nuevo. Había que verse en persona. El tiempo no pasa en vano y menos cuando se lleva una vida intensa. La foto que le tomé junto con Margaret Randall y Sergio Mondragón da cuenta de ello. Lo vi cansado y hablando con Lourdes me enteré de su enfermedad.  Nos regresamos juntos en trolebús. Ellos se bajaron un par de paradas antes.

felipe, sergio mondragón y maregaret randall1

Felipe con Margaret Randall y Sergio Mondragón, 15 de enero del 2015

No fue hasta que se presentó el documental de Valentina Pelayo en la Cineteca Nacional para celebrar su cumpleaños 73 que nos volvimos a ver. Llegué un poco tarde, sin darme cuenta que el que estaba sentado detrás mío era el festejado. Escuchaba sus comentarios sobre el documental en murmullos.

Después la gran fiesta. La Cocinera Atrevida como siempre se lució con la comida. Felipe era lógicamente el centro, pero nos hicimos la obligatoria:

con ehrenberg

Esa vez me entere de que se irían a vivir a Morelos, era deseo de Felipe y, aunque tuvieran que terminar de construir, vivir en el campo, viviendo el verde de los cerros, el azul del cielo, el aire respirable, traería paz a su ser. Lourdes y él montaron una casa, cocina y taller estupendos, conviviendo con gatos y amigos. Y ahí quiso quedarse.

Foto: Elizabeth Ross

Se le va a extrañar, y mucho.

Estéticas de Ciencia Ficción

Se convoca al Encuentro Estéticas de Ciencia Ficción que se llevará a cabo en el Centro Nacional de las Artes el 23 y 24 de noviembre de este año. En esta primera etapa se recibirán los resúmenes de ponencias. Pueden encontrar más información y las bases para participar en cenidiap.net/ecf
est

Comenzamos el proceso del Segundo Festival de Videoarte de Artistas Chinas.

callchineseweb

2017

df-msj4

En Pulsiones, del Canal 22

Hoy apareció la entrevista para el Canal 22 en youtube. Es revelador verse y escucharse. (una docena de años no pasan en balde, jeje). En fin, aquí está.

Notlallo

La caverna construida en el 1999 contenía el germen de la que considera mi más importante instalación realizada en cerámica: Notlallo, que ya completa se expuso, a mi solicitud, en el museo arqueológico de Morelia, llamado Museo Regional en 2002, para después viajar a San Antonio y posteriormente a Kokomo, en Indiana, acogida por su Universidad.

Ahora busco reactivarla, rescatarla del olvido. Creo que vale la pena. ¿O no?

n-001-origin-and-everyday-rainn-003-view-kokomon-005-mazorcasn-009-children-of-maizen-010-tripticholotes-bandn-008-offering

Siembra

Hace años me di cuenta de que tenía que digitalizar lo que me interesaba de los VHS que tenía si quería volver a verlos.  No había en ese entonces un servicio profesional a mi alcance, así que me las arreglé para hacerlo. Este es el resultado que, como pueden ver, es de mala calidad. Pero lo importante está ahí y, prometo, en cuanto pueda busco quién me haga una buena copia.

En fin, esa fue la introducción al vídeo que verán, si quieren, a continuación. Fue filmado en el 2004 por Cristina Fernández, que en ese entonces trabajaba en Barcelona TV (ahora es parte del grupo que hace el programa Repor, de TVE). Comienza en la Rambla del Raval, barrio plenamente migrante, donde la mayoría de sus habitantes son musulmanes. En la rambla me cambio, transformándome en las mujeres indígenas, en las mujeres todas, en las que proveen porque son la tierra misma. Camino rumbo a la Plaza de los Ángeles, donde se reúnen chicos y chicas con sus patinetas y que es el vestíbulo al Museo de Arte Contemporáneo, donde axiono.

¿A cuix ye tehuantin tokonitlakotzke in wewe tlamanilistli?

En manos de Diana / Notlallo

En Manos de Diana/Notlallo se expuso en Julio de 1999 en el MACAZ, el Museo de Arte Contemporáneo Alfredo Zalce. Fue mi segunda individual ahí (la primera: Ciudad Profunda en 1993, casi recién llegada a Morelia).

Dos expos en una, En Manos de Diana se centra en mis andanzas por la mitología, nutridas por La Diosa Blanca de Robert Graves, las historias de Ceridwen, Taliesin, Dionisios, las runas y el ogham. Mis exploraciones por los mundos antiguos y sus misterios. Mundos otros que también son míos. La luna central que es laberinto, los menhires, quoits y círculos de piedras… y quienes abrieron el espacio que quería ser mágico fueron Ana Pellicer y James Metcalf, quien convivió con el mismísimo Graves en su casa de Mallorca.

Esa noche también hubieron hadas, 3 hadas etéreas que hacían sonar sus campanitas. Quy Lan, Esmeralda y Rosa eran sus nombres. Nombres de hada, por supuesto.

Pero esto fue solo una parte, porque al cruzar una cortina de chuzpata fresca una se encuentra con otro mundo, como si se entrase a una cueva primigenia y oculta (no como los menhires que buscan el cielo), donde el maíz y la tierra misma, la arcilla, el barro, dan sustento, carne, huesos y nombre a Notlallo, mi cuerpo, mi tierra. Una instalación al centro, el mural Mazorcas y la luna también presente, soloq ue ahora se llama Coyolxauhqui. Es ahí donde hago mi primera axión ritual, y es con el maíz y con el barro que me conecto con esa aorta con la que vivo.

Días antes durante el montaje – que armamos entre Segurajáuregui y yo- y días después, Javier Sámano Chong y Armando Ceja filmaron y armaron este video:

Pues reesulta que losderechos de Garbarek, que acompañan el video original, me prohíben en 208 países, así que acepté quitar las canciones (así les llamaron) y ahora verán una versión sin música. Buscaré algo adecuado para cambiarla, pero mientras tanto, aquí está:

Del archivo

Angélica Abelleyra me hizo una entrevista, con buenísima cápsula incluida, el pasado jueves. Y como suele pasar, no se puede ser protagonista y espectadora al mismo tiempo, así que tendré que esperar a que el Canal 22 la suba al youtube. Pero esta entrevista me hizo recordar que tengo varias archivadas en mi PC y que valdría la pena sacarlas a la luz, porque hablan de mi trabajo, de mi trayectoria, de mi vida como mujer y como artista.

Muchas veces pienso que si hablo de esto así es alimentar el ego y eso, ya sabemos, es políticamente incorrecto,  pero más bien creo ahora que es alimentar mi trabajo. No soy nueva, no llegué a la Ciudad de México a empezar de cero aunque evidentemente tengo que remontar la corriente, y mi trabajo anterior me sustenta.  Así que me puse a buscar en el archivo y rescaté varias cositas que, como sea, dan cuenta de mi trayectoria.

Así que publico primero ésta, que me hizo Gretel Castorena para el Sistema de Radio y Televisión de Michoacán y que logré obtener, ya que casi todo lo que se transmitió sobre mi trabajo en Morelia se perdió (para mi). Al volver a verla me divirtió ver que habían incluido imágenes que no corresponden a mi trabajo sino a otras exposiciones así que me puse a editarlo, manteniendo la cronología, el estilo y la coherencia.

Fue en el 2004, recién llegaba de una gira de trabajo de tres meses por varios países de Europa,  después de identidades.01 y dos importantes instalaciones: Agua y Aire, de Relatos de la Travesía.

Me gusta ver mi casa moreliana, la cantidad de obra que ya no me pertenece, mi todavía ingenuidad, el Lennon de Kurtycz desplegado, las fotos que escogieron para intercalar. Ah, las memorias.

libro de eyeseverywhere/ojosportodoslados

Después der 10 años de estar constantemente al pie del cañón cada sábado, sin importar los horarios cambiantes de los lugares en los que esté, organizando, subiendo, publicando las fotos semanales para eyeseverywhere, y después de decidir que quería celebrarlo con un libro, ya que vale la pena por ser mi proyecto de más largo aliento hasta ahora, que comparto con muchas otras amigas aunque no nos conozcamos,  y que ¡sigue vivo! ¡sigue vivo!, pues nada, que por fin anoche ha salido a la luz virtual para poder ser visto Y comprado.

Porque hacer un libro así nada más, sin los grandes presupuestos necesarios para publicar 136 páginas de fotos a color, sería un sueño sin las posibilidades que te brinda la red y los varios negocios que se dedican a ello.

Existe la posibilidad del pedido individual, que puede hacerse desde Dubai, Berlín o Buenos Aires, por la cantidad mínima de un ejemplar hasta 300 o más. Así cada una de las 30 artistas participantes (contándome y descontando a Eva, qepd), pueden hacer sus pedidos según sus posibilidades y deseos, además de difundirlo, compartirlo, presentarlo y demás etcéteras que seguramente surgirán de sus cabecitas creativas y entusiastas.

Y tremendo curro el bucear por cientos de fotos que no necesariamente estaban organizadas más allá de por año. Y seleccionarlas. Lo que mejor pudiera representar a cada una. Y buscar la armonía entre las 18 fotos de cada collage, pedirles un texto, traducirlo, formar el libro, etc etc hasta llegar a una inflamación del túnel carpiano por estar pegada a este aparato hasta finalizar el libro. ¡Pero ya está!

Lo comparto, lo promuevo y espero, sea atractivo al grado de que lo compren.